*

*

Seguir

viernes, 9 de diciembre de 2011

Exposición "Donación del pueblo español"

Hasta el 29/1/2012 (19:00 h)

Biblioteca Regional Universal y Cientifica de Saratov
C/ Gorky 40
410600 Saratov
(RUSIA)

Exposición

Dar Ispánskogo Naroda (DPE; DIN, en sus siglas rusas), la donación bibliográfica, llevada a cabo en 1938 por el Gobierno de la República al Gobierno de la URSS, con ocasión del 20 aniversario de la Revolución de Octubre. A raíz de dicha donación, el Hispanismo ruso experimentó un especial auge; se llevaron a cabo traducciones literarias y se impulsaron los estudios acerca de la historia de las relaciones. La exposición sobre la DPE se plantea, no como una exposición bibliográfica, sino como una exposición acerca de la acción de diplomacia cultural que supuso la DPE, su explotación, en su momento, a nivel propagandístico, así como su rentabilidad en relación con la difusión de la lengua y la cultura españolas en la URSS. La DPE se encuentra actualmente integrada en los fondos de la Biblioteca Estatal Federal de Literatura Extranjera.

Ficha técnica:
Obra: 50 libros
Autor/a/es/as: VV. AA.
Cronología: 1900-1936
Tamaño: diferentes formatos
Procedencia:
Fondos de la Biblioteca Estatal Federal de Lenguas Extranjeras

Entidades Organizadoras
Biblioteca Estatal Federal de Literatura Extranjera (Moscú)
Vserossiyskaya Gosudarstvennaya Biblioteca Inostrannoi Literatury (Moscú)

Instituto Cervantes (Moscú)
Novinski bulevar 20ª bl. 1-2
121069 Moscú
Federación de Rusia
Tlf: 7495 609 90 22
Fax: 7495 609 90 33
cenmos@cervantes.es

martes, 6 de diciembre de 2011

Conferencia de Isabella Lorusso en Moscú: “Vida y lucha política de los militantes del POUM”

Fundación Andreu Nin
19 de diciembre (lunes), 19:00h.

Ciclo “Crónica sentimental de España”.

-Conferencia de Isabella Lorusso “Vida y lucha política de los militantes del POUM”.
-Presentación de su libro “Voces del POUM”
-Proyección de la película “Operación Nikolai”.

Moscú. Salón de Actos del Instituto Cervantes. En ruso.
En colaboración con  la Fundación Andreu Nin y Televisió de Catalunya.
Entrada libre.

El POUM, el Partido Obrero de Unificación Marxista en cuyas filas militó el célebre escritor inglés George Orwell, nació en Barcelona en 1935. Era un partido pequeño e independiente, crítico frente a la política de Moscú y de la Tercera Internacional motivo por el cual fue atacado, criticado y eliminado por todos los medios estalinistas. Isabella Lorusso ha recogido la voz de los militantes que habían regresado a Barcelona después de cuarenta años de dictadura: Ignacio Iglesias, María Manonelles, Pilar Santiago, Manuel Alberich, Wilebaldo Solano,Elvira Godàs, Víctor Alba (Pere Pages), Antonia Adroher, Teresa Carbó, Carmel Rosa y el anarquista Diego Camacho (Abel Paz). Es  un testimonio directo de aquella época que llena un vacío en nuestra memoria histórica y vuelve a dar vida a los que la represión y la tortura no pudieron callar.

Isabella Lorusso nace en Ostuni, en Apulia y se licencia con mención de honor en Ciencias Políticas en la Università degli Studi de Bolonia. Ha vivido en diferentes ciudades europeas y latinoamericanas (Barcelona, Cuzco, Lima,B uenos Aires…) dedicándose a la enseñanza de la lengua italiana en varias Universidades e Institutos de Cultura. “Voces del POUM” es su primer libro de entrevistas, publicado también en lengua italiana.

Operación Nikolai (1992), largometraje documental dirigido por M. Dolors Genovès, guión e investigación de M. Dolors Genovès y Llibert Ferri. El 16 de junio de 1937, en plena guerra civil española, Anderu Nin, máximo dirigente del POUM, un partido marxista contrario a la política de Stalin, es secuestrado en Barcelona y desaparece sin ningún rastro. Durante seis meses un equipo de investigación de Televisió de Catalunya trabajó en los archivos de la Internacional Comunista y del KGB en Moscú. Era el año 1992 y por primera vez los investigadores accedieron a una documentación secreta sobre el asesinato de Nin, siguiendo el modelo de las purgas estalinistas. El documental también descubre el lugar dónde fue enterrado el líder del POUM.

Más información:
Instituto Cervantes de Moscu
Novinski bulevar, 20a, bl.1-2121069
Moscu http://moscu.cervantes.es/
Tel. 609 90 55
Fax. 609 90 33
correo-e: cultmos@cervantes.es
Институт Сервантеса в МосквеНовинский бульвар, 20 а, стр. 1-2
121069 Москва

sábado, 3 de diciembre de 2011

El Centro Español de Moscú que acoge a ‘niños de la guerra’ pide ayuda para no cerrar

La entidad no tiene dinero para pagar el alquiler
España Exterior 02 de Diciembre de 2011
El histórico Centro Español de Moscú, que durante decenios ha aglutinado a los ‘niños de la guerra’ y a sus descendientes, está a punto de cerrar sus puertas debido a la falta de fondos. “Si en enero no pagamos, nos desahuciarán” denuncia su presidente, Francisco Mansilla.

“España nos ha denegado la subvención. Sólo nos quedan fondos para subsistir este año. Si en enero no pagamos, no sólo nos echarán, sino que nos desahuciarán”, aseguró el madrileño Mansilla, que llegó a la Unión Soviética con diez años.

El Centro Español se encuentra en un espacioso local frente a la céntrica estación de metro moscovita Kuznetski Most que en 1965 fue cedido por las autoridades soviéticas al Partido Comunista Español (PCE).
“Los viernes nos reunimos los varones, nos hacemos nuestra comida, nos tomamos un trago, brindamos por lo que sea, jugamos a las cartas y pasamos un rato bueno. Los martes se reúnen las mujeres”, apuntó.

Miles de personas de todas las edades subieron desde la década de 1960 la empinada escalinata de la tercera planta del edificio del centro para reunirse con la comunidad española, aprender su idioma y su cultura y combatir la nostalgia por la patria perdida.

El local incluye un salón de actos, donde se imparten clases de español, baile y coros, un bar que recuerda a las tradicionales tascas españolas con numerosos objetos con genuino sabor español y varias mesas para jugar a las cartas y al dominó.

Parada obligatoria para todos los presidentes españoles, desde Felipe González, el Centro Español tiene centenares de socios, pero son muy pocos los que pagan la cuota anual, que asciende a 2.000 rublos (50 euros).

“No es mucho, pero en Rusia todo es caro. La vivienda es muy cara y la ropa también. Muchos ‘niños de la guerra’ reciben la prestación española, pero la dedican a ayudar a sus familiares”, señala.Mansilla, de 85 años, ha convocado una asamblea extraordinaria de socios para el 3 de diciembre para abordar la crítica situación financiera de la institución, que dejó de recibir el 1 de enero pasado la subvención del Imserso (Instituto de Mayores y Servicios Sociales).

“Plantearé la necesidad de aumentar las cuotas hasta los 5.000 rublos (125 euros). Somos capaces de recaudar hasta 10.000 euros entre cuotas, ayudas y algunos ahorros, pero necesitamos otros 30.000 para afrontar los gastos”, explica. El alquiler del piso asciende a casi 12.000 euros anuales, a lo que se suman los altísimos gastos de comunidad y la retribución del personal.

“El Imserso nos dice que no cumplimos con los criterios, pero tampoco nos explican en qué consisten. Debían venir al centro en las fiestas, cuando se reúnen más de cien personas. El centro está vivo”, responde.Mansilla considera que es “mentira” el argumento del Imserso, que en 2010 concedió al centro una subvención de 4.900 euros, que no contribuyan a la divulgación de la lengua y la cultura españolas.

“Tenemos tres ciclos de lengua española, dos de flamenco y un coro. Además, no se puede comparar el coste de la vida y las condiciones que existen en Rusia con las de Argentina o México”, replica.

Este ‘niño de la guerra’, que nació en 1926 en el Rastro de Madrid, asegura que se han dirigido al Príncipe de Asturias, al Defensor del Pueblo y a empresarios en busca de ayuda, pero por ahora sin demasiada suerte.

“Parece que a nadie le importa, pero a nosotros sí nos importa. Nosotros vivimos gracias al centro. Es el que se interesa por nuestras vidas. Todos los privilegios que hemos recibido, desde la ciudadanía a las prestaciones, las obtuvimos gracias al centro”, señaló.

Mansilla, uno de los 3.000 “niños de la guerra” civil española acogidos en su día por la URSS, explica que para empezar habría que contratar a personas que se dediquen a gestionar el centro, ya que él y varios de sus ayudantes son mayores de edad que no cobran nada por su trabajo.

“Cada vez quedamos menos ‘niños de la guerra’, pero estamos todos muy unidos al centro. En Moscú quedan unos 70. El que menos tiene llega ya a los 79 años y el que más supera los 90. Nos cuesta andar y nos falla la memoria”, comenta.

“Le aconsejé al Gobierno español que comprara el local, ya que hemos invertido mucho dinero en el centro, pero no me hicieron caso. Si nos echan, se perderá todo. Si el centro desaparece, desaparecerán también los ‘niños de la guerra’”, comentó.