*

*

Seguir

jueves, 19 de abril de 2012

Memorias de Guerra (1936-1942), Miguel Iglesias

Sinopsis
La sublevación militar de 1936 sorprende al ferrolano Miguel Iglesias Leira a bordo del crucero Miguel de Cervantes. A las seis de la tarde del 19 de julio, con el buque en alta mar, doce cabos armados se hicieron en media hora con el mando del barco sin que se derramase una gota de sangre. Mientras la banda de música interpretaba el Himno de Riego, los marineros daban vivas a la República.. Miguel Iglesias, que había salido el mismo 18 de julio de su casa en la calle San Fernando, no volvió a Ferrol hasta el 19 de septiembre de 1942. Durante esos seis años tuvo ocasión de participar en acciones de guerra en España, navegar hasta la Unión Soviética en busca de armas para la República, trabajar en una fábrica ucraniana y, en su viaje de vuelta a España, conocer un campo de concentración nazi en Bélgica.. El relato de Miguel Iglesias aporta la visión del conflicto español y de la guerra europea desde el punto de vista de un joven trabajador.

domingo, 15 de abril de 2012

La República española no fue abandonada por la URSS (selección de carteles)

Cultura Bolchevique  14 de abril 2012
Hoy 14 de Abril, se conmemora la instauración de la II República Española en 1931. En un contexto en el que la oligarquía recurría al terrorismo fascista en toda Europa, la República fue atacada desde el primer momento. Entre 1934 y 1936 el fascismo llevaba las riendas del joven sistema político. Los Partidos Comunistas decidieron tejer amplias alianzas con el fin de evitar que toda Europa cayera en las garras del nazismo, fue así como el 16 de febrero de 1936, el Frente Popular venció en las elecciones.

La oligarquía, defensora de la democracia sólo cuando son ellos los que ganan elecciones, no pudo encajar que un gobierno al servicio del pueblo existiera en España. Así, en coordinación con el fascismo internacional, la oligarquía inició una guerra contra el pueblo español. Esta guerra tenía un doble carácter, por un lado era una guerra nacional para luchar contra las fuerzas ocupantes, y por otro era una guerra revolucionaria para arrebatar a la oligarquía los instrumentos de poder. La oligarquía iniciaba así una guerra contra el pueblo, apoyado por fuerzas ocupantes italianas, alemanas y africanas.

Entre otros muchos fallos y contratiempos de la República, lo que decidió la contienda fue la política de neutralidad de países europeos, que de facto sólo benefició a los intereses de Franco, Hitler y Mussolini. Pero en esta sangrienta batalla no todo iban a ser traiciones, el gobierno de la URSS puso a disposición del pueblo español su mejor armamento y sus mejores hombres. La URSS apoyó sin vacilación al gobierno puesto por el pueblo y amenazado por las armas de los fascistas. Es por ello que surgió en España un profundo sentimiento de agradecimiento a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Fruto de esa amistad con los pueblos soviéticos nacieron estos 18 carteles:

miércoles, 11 de abril de 2012

Agustín Gómez, el vasco que triunfó en el fútbol sovietico

 
Cultura Bolchevique 7/4/12
La URSS no sólo prestó ayuda de tipo militar a la República Española, también acogió a miles de niños españoles que huían de la guerra que el fascismo había levantado en su tierra. Algunos de estos niños defendieron con gran valentía el país que les acogió durante la Gran Guerra Patria, otros fueron grandes profesionales. Cada una de las historias de estos exiliados son tan apasionantes como desconocidas. Tal es el caso de Agustín Gómez, que llegó a ser futbolista de primer nivel.

Agustín nació en la localidad donostiarra de Rentería en 1922. Desde joven el fútbol fue su pasión. Durante la guerra, en 1937, se organizan partidos de fútbol entre equipos juveniles de Euskadi y Moscú, siendo Agustín Gómez el capitán del equipo juvenil vasco.

El azote fascista obliga a que miles de niños sean enviados a la URSS, al preferir los padres mandarlos allí antes de que queden a merced de los asesinos fascistas. Agustín encontraría en Moscú un nuevo hogar. Allí comenzaría a jugar al fútbol junto con otros compañeros españoles mediante las casas de acogida.
 
En 1940 debuta en el primer equipo serio, con 18 años comienza a militar en las filas del equipo de la fábrica "Red Rose". Su buen juego y su solidez como defensa central o como lateral, le llevó a fichar por el equipo "Alas de los Soviets" en 1944. En 1946 ficha por el Torpedo de Moscú, el equipo de su vida en el que jugaría 185 partidos al máximo nivel del fútbol soviético. Entre sus logros destacan:
  • Capitán del Torpedo de Moscú en 1951
  • Maestro de Honor del Deporte de la URSS en 1952
  • Participó en la Selección de la URSS en las olimpiadas de 1952 en Helsinki
  • Campeón de la URSS con el torpedo en 1949 y 1952
El heroísmo de Agustín no se limitaba al terreno de juego, también era militante del Partido Comunista de España. Compatibilizó su profesión como futbolista de primer nivel con viajes a España, cumpliendo las misiones clandestinas que le encargaba el Partido. En 1956 vuelve a España para entrenar a equipos juveniles, la Dirección General de Seguridad le interroga como a todos los repatriados. El informe de la DGS cataloga a Agustín como "de los que trabajan".
Agustín Gómez, el segundo por la izquierda
Agustín vivió unos años en Madrid, Venezuela y otros lugares hasta que regresó de nuevo a la URSS. Sería en Moscú donde finalizarían sus días a causa de una enfermedad. La misma ciudad que lo acogió, la misma patria que le abrió sus puertas de par en par, fue en donde Agustín falleció en 1975 a la edad de 52 años. Agustín fue ídolo para todos los españoles residentes en la Unión Soviética además de ser una persona comprometida en la lucha contra la dictadura fascista española. Su militancia y compromiso en el PCE le acompañó hasta el final de sus días.

domingo, 8 de abril de 2012

Héroes de la URSS: El piloto de combate forjado en España

 
Cultura Bolchevique 2 de abril de 2012

Lev shestakov fue uno de los pilotos más notables de la Gran Guerra Patria. Su compromiso contra el fascismo le acompañó hasta sus últimos momentos.

Lev, nació en la localidad de Adveedka, en la región ucraniana de Donetsk. Tras graduarse en la escuela, comenzó a trabajar como mecánico de trenes. Ya era miembro del Partido Comunista cuando en 1934 ingresa en el ejército soviético.

Se gradúa en la Escuela de Aviación Militar de Lugansk. En 1935 se integra en el 2º Escuadrón de cazas de Kiev con el grado de Sargento, el avión que pilotaba era el I-16. En 1937 recibe la orden de ir a España a defender su independencia y repeler al fascismo.
Shestakov combatió en España a bordo de un Polikarpov I-16
El 20 de agosto de 1937 llegaba a España. Durante 6 meses participó en 90 combates a bordo del I-16, al que los españoles conocían como "mosca". Derribó personalmente 8 aviones enemigos y participó con su escuadrón en el derribo de 30 aviones enemigos. Sus victorias en estos combates (casi todos en Aragón) le sirvieron para ser condecorado con la Orden de Lenin y la Orden de la Bander Roja. Al regresar a la URSS sirvió como Comandante del escuadrón de cazas de Rostov.

En 1941, participó desde el primer momento en la defensa de la URSS con gran valentía y audacia. Participó en los combates por liberar Odessa, en donde su escuadrón destruyó 124 aviones enemigos. El 10 de febrero de 1942, su coraje se vería recompensado con la condecoración de Héroe de la Unión Soviética. A mediados de 1942, es trasladado al 9º regimiento de aviación de combate (unidad selecta de pilotos y encargada de la defensa aérea de Stalingrado).
En Stalingrado, Shestakov voló casi a diario y su escuadrón derribó casi un centenar de enemigos. El 10 de enero de 1943 fue herido en un combate, las balas impactaron en su cuerpo, lo que le llevó a un obligado descanso. Se había ganado el respeto y el cariño de sus subordinados, su fama iba en aumento, un piloto escribía:
El águila despliega sus alas de orgullo
sobre la cresta de nubes negras,
Guardia en la batalla, lidera la flota
Shestakov, valiente comandante

Durante los meses que estuvo convaleciente, participó en memorables seminarios y conferencias en donde instruía a pilotos. Una vez recuperado, fue ascendido a Coronel y volvió a pilotar.

El 13 de marzo de 1944, derribó 3 cazas JU-87 en una encarnizada batalla aérea. El combate se produjo a una corta distancia y su avión quedó dañado al explotar uno de los aviones alemanes. No pudo saltar del avión debido a algún problema en el asiento de emergencia. Ya en mayo, cuando la nieve se había derretido fue encontrado su cuerpo con la condecoración de Héroe de la Unión Soviética en el pecho. Su hijo también fue piloto de aviones de combate y como su padre estuvo al servicio de la defensa de la Unión Soviética. 

A lo largo de su vida derribó 65 aviones enemigos, siendo uno de los mejores ases de la aviación soviética. Su pericia en el combate y en el manejo de los cazas era admirada por otros pilotos. Murió matando al enemigo que había invadido su país, el mismo enemigo que años antes había combatido en los cielos españoles.