*

*

Seguir

martes, 27 de noviembre de 2012

Los ecos de la batalla

Por primera vez en versión española
 
Los ecos de la batalla. T. C. Worsley. Edición de Manuel González de la Aleja
 
El 3 de Febrero de 1937, un joven británico llamado T.C. Worsley recibía una llamada telefónica de su amigo el poeta Stephen Spender. Empezaba así la fascinante aventura que nos relata esta obra, "Los ecos de la batalla". Acompañando a su amigo, Spender vivió una especie de thriller policiaco, tratando de encontrar el paradero del buque soviético Komsomol, misteriosamente desaparecido, junto con toda su tripulación, en algún lugar de las costas españolas.

La Librería de Cazarabet

domingo, 25 de noviembre de 2012

"Niños de la guerra" viven hoy en una situación de indigencia

 
La exposición permanecerá en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca hasta el 30 de noviembre antes de viajar a San Petersburgo.
 
terra.es 23/11/12
Algunos de los aproximadamente 3.000 "niños de la guerra" evacuados desde España a Rusia entre 1937 y 1938 para evitar las consecuencias de la Guerra Civil son ancianos que en la actualidad se hallan en una "situación de indigencia", ha denunciado hoy en Salamanca la profesora Verónica Cuesta.
 
Evacuados en buques desde la zona republicana con la ayuda del Socorro Rojo Internacional, muchos de ellos fueron repatriados a mediados de los años cincuenta del siglo XX por la España franquista con gran aparato de propaganda, a pesar de que muchas de las cartas que escribieron a sus familiares no llegaron a su destino.
 
Estas misivas, conservadas en el Centro Documental de la Memoria Histórica (CDMH), forman parte junto a fotografías y otros enseres, de la exposición "Entre España y Rusia. Recuperando la historia de los niños de la guerra", abierta hoy en Salamanca y promovida por la Universidad de Alcalá y el Ministerio de la Presidencia.
 
La mayoría de los "niños de la guerra" que aún viven -en torno a un centenar de los 2.895 que salieron de España- "viven en malas situaciones debido a que no les han pagado una pensión ni les han reconocido su situación", ha denunciado hoy ante los periodistas Verónica Sierra, profesora de la Universidad de Alcalá, coordinadora de la exposición y directora de unas jornadas complementarias.
 
La Ley de la Memoria Histórica "ha ayudado a reconocerlos moralmente", aunque los propios afectados no han presentado solicitudes de una pensión indemnizatoria porque su situación "no entra en lo que se denominó represaliados de la Guerra Civil".
 
"Los que viven en España se encuentran en residencias de ancianos o viviendo en pisos, aunque les falta dinero para pagar sus atenciones", ha añadido esta profesora.
 
Con esta exposición y este ciclo de conferencias se pretende "reconstruir la vida de los niños que tuvieron que abandonar España por culpa de la Guerra".
 
Según se detalla en la información de las jornadas, "no se trata de recuperar su historia a partir de los documentos oficiales o las crónicas periodísticas de la época, sino de reescribirla dando prioridad a sus propias palabras, a sus testimonios orales y escritos".
 
Con ello, se busca "dar a conocer este fenómeno histórico tanto en España como en Rusia y, al mismo tiempo, rendir un sincero homenaje a sus protagonistas".
 
La directora científica de este proyecto, Verónica Sierra, ha reconocido que los "niños de la guerra" han tenido que sufrir "no sólo el exilio de un país cuando eran niños", sino que también "fueron represaliados durante el franquismo, sufrieron el desarraigo familiar" y ahora en viven "en la indigencia".

'Los Niños de la Guerra' protagonizaron un ciclo de conferencias en la Universidad de Salamanca

Foto EUROPA PRESS
 
Salamanca, (EUROPA PRESS) -
'Los Niños de la Guerra' protagonizaron un ciclo de conferencias el pasado 23 de noviembre en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca (USAL), en la que participaron expertos en ese episodio de la historia de España.
 
Incluso, tal y como ha avanzado la catedrática de Historia de la Universidad de Salamanca Josefina Cuesta, la organización estaba a la espera de saber si va a poder contar con tres "niños de la Guerra" que tienen previsto acudir pero que dependen de su salud el día de la celebración, ya que tienen una avanzada edad.
 
Entre los ponentes se encuentran los expertos y académicos de Educación Superior Magdalena Garrido, Juan Avilés, Josefina Cuesta, Verónica Sierra, Pilar Domínguez, Susana Castillo y Marie Jose Devillard.
 
Las conferencias se desarrollaron de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas, y además está previsto al finalizar las mesas redondas la proyección del documental 'Los niños de Rusia' del director Jaime Camino.
 
Este ciclo de actividades se desarrollará en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca coincidiendo con la muestra en las mismas dependencias de la exposición 'Entre Rusia y España. Recuperando la Historia de los Niños de la Guerra', organizada por la Universidad de Alcalá y patrocinada por el Ministerio de la Presidencia.
 
Con estas dos propuestas se pretende poner de relieve las dificultades que se encontraron los cerca de 4.000 niños que salieron de España durante la Guerra Civil Española con destino a Rusia para evitar las consecuencias del conflicto

El Centro de la Memoria custodia el principal fondo documental de los 'Niños de Rusia'

Imagen de la exposición en Salamanca. / F. G.
 
El régimen franquista depositó en Salamanca más de 300 cartas interceptadas desde la URSS
 
elnortedecastilla.es- 16.11.12 - Francisco Gómez - Salamanca
«Nosotros hijos de obreros que estamos en la URSS, estamos muy bien, comemos muy bien, nos dan mucha fruta y tenemos escuelas para aprender para cuando vayamos a España construirla como la URSS y viviremos felices». Es el texto de una carta escrita en diciembre de 1938 desde la Estación Probda de Rusia, una colonia de niños españoles evacuados durante la Guerra Civil. Su contenido, fue considerado inadmisible por el aparato franquista, que entonces ya controlaba prácticamente todas las comunicaciones, y por eso nunca llegó a su destino.
 
Esta carta, como otras muchas enviadas por aquellos niños desde la antigua Unión Soviética fueron incautadas, censuradas y enviadas al Archivo General de Salamanca, donde frenaron en seco su camino y poco a poco pasaron a convertirse en material histórico.
 
Muchas de esas cartas son un elemento esencial para conocer uno de los episodios más dramáticos de la Guerra Civil con los niños como únicos protagonistas: aquella evacuación a Rusia de los años 1937 y 1938 que dio inicio a un largo drama personal en la mayoría de los casos.
 
Gran parte de las cartas que llegaron a España permanecen ahora bajo custodia en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, desde donde han sido tomadas para la exposición 'Entre España y Rusia, recuperando la historia de los niños de la guerra', que puede verse hasta el próximo día 30 de noviembre en la Facultad de Geografía e Historia.
 
La catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad de Salamanca, Josefina Cuesta, destacó que más de 3.000 niños españoles fueron evacuados a Rusia y su historia «se debe conocer de primera mano a través de esas cartas y luego de los diarios y libros que se han escrito con sus testimonios».
 
En las cartas que se conservan en Salamanca, según la historiadora, se constata «la obnubilación inicial de los niños con Rusia tras su desembarco en Yalta y Leningrado». Sin embargo, era el principio de una aventura siempre marcada por las dificultades y la fatalidad en muchos casos.
 
«Los niños se vieron sorprendidos en Rusia por la II Guerra Mundial, después algunos serían víctimas incluso de las purgas de Stalin y cuando a mediados de los 50 pudieron volver a España, la mayoría optó por el regreso a la URSS ya que al fin y al cabo eran rojos en la sociedad franquista», explicó la profesora.

domingo, 18 de noviembre de 2012

La primera diáspora de la Guerra Civil

 
El primer exilio derivado de la Guerra Civil no fue el que protagonizaron los políticos e intelectuales republicanos, cuyas incidencias, disidencias, añoranzas y demás pormenores han quedado recogidos en una nutrida bibliografía. Fueron los niños, algunos de muy corta edad, los que formaron parte de esa primera diáspora, al considerar sus familias que el clima de violencia y terror en que se sumió el país en aquellos años no era el más adecuado para el desarrollo de sus hijos.
 
Fue así como el Gobierno de la República organizó las evacuaciones de menores al extranjero, que tuvieron en la Unión Soviética su destino preferente a partir de marzo de 1937 y hasta bien entrado el mes de octubre de 1938. Sobre esta materia fieramente humana y mucho menos explorada que la de intelectuales y políticos en el exilio, se ha inaugurado en Salamanca la exposición Entre España y Rusia: recuperando la historia de los Niños de la Guerra.
 
Tuvo una especial importancia, en el contexto de atención y protección a la infancia durante la Guerra de España, la ayuda prestada por una serie de organismos de carácter humanitario, consistente en la creación de colonias y hogares escolares, destinados en su mayoría a los hijos de los combatientes, a los huérfanos de guerra y a todos aquellos niños que se encontrasen en situaciones de riesgo. En los primeros paneles de la muestra se ofrecen episodios relativos a la incidencia de la guerra en los niños, así como a las particularidades de la organización de las evacuaciones. En este sentido, el tercer y cuarto paneles nos dan cuenta de la historia de los 2.985 niños que entre 1937 y 1938 tuvieron como destino la Unión Soviética (Una patria, tres mil destinos), con información tanto de los viajes -con el consiguiente dramatismo de las despedidas en los puertos del norte-, como del modo con que fueron recibidos e instalados al llegar a los centros de acogida.
 
El tiempo del regreso
Algo que marcará singularmente a esa generación de pequeños exiliados, que cuando salieron de España pensaban que el retorno sería viable en poco tiempo y no al cabo de casi un par de decenios, fue la presencia de la guerra en sus vidas. Si la de su país trazó su destino en la niñez con carácter decisivo, también se encontrarían luego con un nuevo y gran conflicto armado durante su adolescencia y juventud al participar la Unión Soviética tan activamente en la II Guerra Mundial, en la que no pocos llegaron a luchar y algunos incluso a morir.
 
La última parte de la exposición está dedicada al tiempo del regreso y a la evocación de las memorias, algo que por su carácter vivencial reviste una atracción muy significativa. Hasta mediados los cincuenta no empezaron a volver a su país los primeros Niños de la Guerra, con nuevas y menos numerosas expediciones de retorno en las décadas siguientes. La mayoría de los que se fueron, sin embargo, no volvió nunca a España o, si lo hizo, regresó al cabo a su país adoptivo ante los innumerables contratiempos que encontró bajo el régimen franquista.
 
Como se expone en el catálogo de la muestra de Salamanca, que se prolongará hasta el 30 de noviembre en la Facultad de Geografía e Historia, los Niños de la Guerra no solo compartieron en su infancia y adolescencia unos acontecimientos que marcaron toda su vida, sino que, además, en el transcurso de ese tiempo fueron tejiendo importantes redes de solidaridad e inquebrantables redes sociales y familiares que les mantuvieron unidos para siempre. Han construido así su identidad colectiva, a lo largo del tiempo y contra el tiempo, y en esa construcción han jugado un papel esencial las asociaciones que han creado, los lugares de reunión, las conmemoraciones y celebraciones, los monumentos erigidos en su honor y la lucha incansable por el reconocimiento de sus derechos y la salvaguardia de su memoria.
 
La exposición, a la que se suma un ciclo de conferencias impartidas por reconocidos especialistas en un capítulo de tanto interés humano como el de los Niños de la Guerra, no pretende limitarse a reconstruir y dar a conocer la vida y memoria de quienes formaron parte de aquel primer exilio a través de la documentación disponible -dando prioridad a la elaborada por sus propios protagonistas-, sino que es también un homenaje a todos ellos, 75 años después de que dieran, en los muelles del norte, el que para muchos fue a la postre último abrazo a sus padres.

sábado, 10 de noviembre de 2012

El fondo del Sovietismo del CRAI Biblioteca Pavellón de la República


Traducción Estación Soviética
De Biblioteca 2/11/12

Periódicamente queremos publicar en nuestro blog una noticia para informarse sobre colecciones que tenemos en el fondo del CRAI Biblioteca Pavelló de la República que son poco conocidas tanto por lo que respecta a nuestros usuarios habituales como por el público en general.
En esta ocasión presentamos una selección de libros de la colección del Sovietismo. Denominan así a las publicaciones, sobre todo monografías y folletos, que tratan sobre la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y sus países satélite.

Tenemos también una importante muestra de sellos provenientes del fondo de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética, diversa documentación de archivo y algunos carteles.

Los sellos se encuentran integrados en la colección de sellos consultable en línea en la Memòria Digital de Catalunya.

martes, 6 de noviembre de 2012

Exposición de Carteles Soviéticos en Málaga

Málaga la Roja
Inauguración: 19:00 horas 7 de noviembre de 2012 sede de la asociación Cultural "Leopoldo del Prado", calle Argentea Nº 6 de Málaga.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Salvemos el Centro Español de Moscú

Adelina Kondratieva, Francisco Mansilla, Presidente del Centro Español,
Luis García y Dolores Cabra
 
 
AGE 3/11/12
Carta dirigida a todas las Empresas españolas con delegaciones o afincadas en Rusia:
Como ya conocen, por las noticias sobre economía y finanzas que se producen en España, los recortes en los presupuestos para ayudas y subvenciones de carácter social y filantrópico han disminuido

considerablemente. Estas medidas han afectado profundamente en la economía del Centro Español en Moscú, institución sin ánimo de lucro que contaba con una ayuda del estado español que garantizaba el pago del alquiler de la sede. Es por ello que la situación actual ha repercutido de forma alarmante en el mantenimiento del Centro, ese trocito de alma en el corazón de Moscú que tan dignamente representan nuestros niños de la guerra llegados a Rusia en aquellas evacuaciones de 1937.

Estos compatriotas, ahora ya casi nonagenarios, se ven obligados a solicitar el apoyo moral y la donación económica que usted pueda aportar.

Siempre puede acercarse a este hospitalario lugar en el que se sentirá enormemente reconfortado. Le estamos invitando a que se adentre en los interiores de un lugar que pronto ya no existirá porque toda una generación que hizo posible este mundo de libertades, está a punto de desaparecer.

Su presencia y su contribución solidaria harán que esa trayectoria del río de la vida, cuando se atraviesa de una orilla a la otra, se realice con dignidad.

El Centro Español se encuentra, como usted ya sabe, en un espacioso local en el 18/7 de Kuznetski Most frente a la céntrica estación de metro del mismo nombre Kuznetski Most. Sólo tiene que querer visitar el Centro, conocer a nuestros primeros embajadores, niños de la guerra de aquel entonces, y colaborar solidariamente para que pueda seguir siendo ese lugar de referencia en el corazón de Moscú. Quizás ésta no es la mejor manera de atraer su atención hacia esta noble causa pero es la única que conocemos desde la solidaridad.

Le saluda muy atentamente
Dolores Cabra
Coordinadora de “Salvemos el Centro Español de Moscú”
Dolores.cabra.age@gmail.com

Centro Español de Moscú
Enrique Veintimilla -Secretario-
Tf. (8) 495 628 86 32 y (8) 495 621 7394
 
Carta dirigida a totes les Empreses participants al Fòrum Catalunya – Rússia:

Com Vostès ja coneixen per les notícies sobre economia i finances que es produeixen a Espanya, les retallades dels pressupostos per a les ajudes i subvencions de caràcter social i filantròpic s’han reduït considerablement. Aquestes mesures han afectat profundament a l’economia del Centro Español de Moscú, una entitat sense ànim de lucre que rebia de l’Estat Espanyol una ajuda que li garantia el pagament del lloguer de la seva se social. La situació actual ha afectat de manera alarmant el sosteniment d’aquest Centre, aquest trosset d’ànima al cor de Moscú que tan dignament representa els espanyols fills dels nostres nens de la guerra arribats a Rússia durant les evacuacions de 1937.

Aquests compatriotes, ara ja casi nonagenaris, es veuen obligats a demanar el recolzament moral i la donació econòmica que vostè li pot donar.

La seva empresa estarà aquests dies representada al Fòrum Empresarial Catalunya – Rússia i, com suposem que tindrà alguna estona per passejar en mig de tanta activitat, i aprofitant que l’hotel Ukraina està molt a prop del Centro Español, li suggerim que s’apropi a aquest indret hospitalari on es trobarà molt reconfortat. El convidem a conèixer un lloc que dintre de poc ja no existirà perquè tota una generació que va fer possible aquest món de llibertats, està a punt de desaparèixer per sempre. La seva presència i la seva contribució solidaria farà que aquesta trajectòria vital es faci d’una manera digna.

El Centro Español es troba al 18/7 de Kuznetski Most al davant de la cèntrica estació del metro del mateix nom i l’hotel Ukraina està al 2/1 de Kutuzovsky Prospekt, a prop de la històrica estació de metro Kievskaya.

Tan sols ha de voler visitar el Centro, conèixer als nostres primers ambaixadors, aquells nens de la guerra, i col•laborar solidàriament perquè puguin continuar sent un lloc de referència al cor de Moscú.

Una salutació molt cordial,
Dolores Cabra
Coordinadora de “Salvemos el Centro Español de Moscú”