*

*

Seguir

martes, 28 de abril de 2015

La Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona homenajeó nuevamente a los nazis de la División Azul

 
@AntifeixistesPV  27/4/15        
La Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona homenajeó nuevamente a los nazis de la División Azul

domingo, 26 de abril de 2015

Niños de la guerra vascos, en el asedio de Leningrado



El programa 'El Mundo Según LND' de ETB2 ha recordado el terrible asedio vivido en aquella ciudad soviética en 1941, durante 882 días.
 
EITB.eus 23/4/15
El programa 'El Mundo Según LND' de ET2 ha recordado el cruento asedio que sufrió la c¡udad soviética de Leningrado a manos del ejército nazi. El cerco comenzó el 8 de septiembre de 1941 hasta el 27 de enero de 1944, y durante esos 882 días, los habitantes de aquella ciudad vivieron un auténtico infierno. Fue un fue un asedio larguísimo, porque las tropas de Hitler, en realidad, no querían conquistar la ciudad, sino matar de hambre a su población.  Al comienzo de la guerra, Leningrado contaba con unos 3 millones de habitantes y algunos cálculos hablan de 1.500.000 muertos, es decir, la mitad de los habitantes.
 
Había muchos vascos en Leningrado, cuando esta ciudad fue cercada por los nazis. Y es que, tan sólo 4 años antes de que empezara ese cerco, casi 2.000 niños vascos fueron evacuados desde Bilbao, hacia Leningrado, para ponerlos a salvo de la Guerra Civil Española. Pero por desgracia, se libraron de una Guerra Civil para caer de lleno en una Guerra Mundial. Y es que precisamente Leningrado sufrió el cerco más largo, y uno de los más sanguinarios, de toda la Segunda Guerra Mundial.
 
Los supervivientes con fuerza suficiente se ofrecían voluntarios para colaborar con el Ejército Rojo, en la defensa de la ciudad. Y entre esos defensores hubo al menos 74 vascos, todos ellos, niños de guerra que habían tomado un barco en Bilbao, para escapar de la Guerra Civil.
 
El 12 de marzo del 37, partieron rumbo a la Unión Soviética casi dos mil niños vascos, con edades comprendidas entre los 3 y los 14 años. Nada más llegar, los enviaron a 16 casas de acogida repartidas por todo el país. Pero donde había más vascos era en Leningrado, porque había 2 casas de acogida en esa misma ciudad.
 
Allí, los cuidaban entre algodones porque, para el régimen soviético, aquellos niños iban a ser “la futura élite pólitica del Estado español”, en caso de que los republicanos ganaran la Guerra Civil. Pero sus privilegios se fueron reduciendo cuando la República perdió la guerra, y las casas de acogida fueron desmanteladas, cuando los nazis abrieron el Frente Ruso. Aunque en el caso de Leningrado, por lo menos, casi 300 niños vascos fueron evacuados al exterior de la ciudad, aprovechando los breves y fugaces momentos en los que pudo romperse el cerco nazi que la rodeaba.
  
En este segundo exilio, los trescientos niños vascos evacuados de Leningrado fueron llevados a zonas aparentemente seguras del interior de la Unión Soviética, cerca de los montes Urales y del Asia Central. Pero el frio invierno y la mala alimentación les trajeron la tuberculosis y el tifus, y algunos cayeron en la delincuencia y la prostitución. Además, otros acabaron apresados por el enemigo, porque en agosto del 42, una incursión del ejército alemán en el interior de Rusia se saldó con la captura de 14 niños de la guerra, que enseguida fueron entregados a representantes de Falange Española, y repatriados.
 
Para mediados del 43, se calcula que había muerto el 40% de los niños de la guerra. Y mientras tanto, los niños vascos que se habían quedado en Leningrado se fueron alistando en el Ejército Rojo, casi siempre mintiendo sobre su edad, para que no los rechazaran por ser demasiado jóvenes. Pero también entre ellos hubo poquísimos supervivientes: sólo 7 sobrevivieron de los 74 niños vascos que se alistaron en Leningrado.

domingo, 19 de abril de 2015

Moscú sede del acto en memoria de Oleg Kalashnikov y Oles Buzyna # В Москве пройдет акция памяти Олега Калашникова и Олеся Бузины


Traducción Estación Soviética

АНТИФАШИСТ 16/4/15
Este viernes 17 de abril , a 13-00h en Moscú en Leontief Lane, 18, frente a la Embajada de Ucrania será el acto en memoria del líder Antimaydan Oleg Kalashnikov y el famoso escritor y periodista ucraniano Oles Buzyna .

Oleg Kalashnikov fue encontrado muerto en su casa el pasado miércoles 15 de abril y Oles Buzyna perdió la vida el jueves 16 cuando varios individuos no identificados lo atacaron frente a su domicilio

Ya muchos han aceptado participar en la manifestación en memoria de estos héroes. Estas personas con mayúsculas...
 
Sin banderas ni simbolismo político. Ven con velas, flores y la Cinta de San Jorge ...

No vamos hablar sobre fascismo en Ucrania. Gritamos al respecto!
Te estamos esperando. Y la tierra abajo nuestros muertos a manos de la barbarie ucraniana ...

АНТИФАШИСТ - Четверг, 16 Апрель 2015  Администратор
17 апреля, в пятницу, в 13-00 в Москве в Леонтьевском переулке, 18 у здания посольства Украины пройдет акция памяти руководителя «Общевоинского Союза Украины», лидера Антимайдана Олега Калашникова и известного украинского писателя и журналиста Олеся Бузины.
Олег Калашников застрелен украинскими нацистами в Киеве в подъезде собственного дома вечером 15 апреля. Олесь Бузина застрелен украинскими нацистами в Киеве во дворе своего дома днем 16 апреля.
 
Уже многие дали согласие принять участие в акции, посвященной памяти этим Героям. Этим Людям с большой буквы...
Не нужно флагов и политической символики. Приходите со свечами, цветами и Георгиевскими ленточками...
Мы не говорим о фашизме на Украине. Мы КРИЧИМ ОБ ЭТОМ!
Ждем вас. И земля пухом погибшим от рук украинских нелюдей...

Подробнее:

Una biografía sobre Stepan Bandera revela las relaciones entre el "Führer" de los nazis ucranianos y el franquismo

Fascism, Genocide, and Cult
ODC 16/4/15
Bandera también mantuvo contactos con el régimen post-fascista de Franco en España. Vasyr Bushko, escolta y amigo cercano de Bandera, señaló que, de todos los países del mundo, fue con la España de Franco con la que la OUN-Z mantenía la mejor relación, donde Stets'ko aún seguía siendo atendido como el primer ministro de Ucrania. En 1950 el obispo Buchko viajó a España y se reunió con Franco en nombre de Bandera. Buchko convenció a Franco para que admitiera a los partidarios de la UPA y a los veteranos de las Waffen-SS Galizien en sus academias militares.
 
Después de ese año, el Providnyk ("guía" o "führer" de los Nacionalistas ucranianos, es decir, Stepan Bandera) y Stets'ko visitaron juntos Madrid para discutir esta y otras cuestiones relacionadas, en persona con el Caudillo. Un resultado de esta cooperación fue la institución de la radiodifusión nacionalista ucraniana en Madrid, tres veces por semana. En 1956, Franco invitó a Bandera para que se estableciese en España, donde, después de la Segunda Guerra Mundial, varios otros líderes de extrema derecha encontraron refugio. Bandera consideró esta generosa propuesta durante su visita a España de nuevo y examinó más de cerca a este país. Al final, sin embargo, no aceptó la oferta, probablemente debido a que su organización estaba profundamente arraigada en Múnich.

domingo, 5 de abril de 2015

Histórico reconocimiento a las víctimas de la ‘Operación Bolero’ contra el exilio español

Parte del cementerio de Berlín donde están enterradas varias de las víctimas
de la ‘Operación Bolero’. / Manuel Martorell
 
CuartoPoder Manuel Martorell 
Cuando me pidieron que diera una conferencia el 24 de marzo en el Instituto Cervantes de Berlín en homenaje a las hermanas Josefa y Elisa Úriz, no podía imaginarme que me toparía, de lleno, con la ‘Operación Bolero’, uno de los episodios más vergonzosos de la Guerra Fría desencadenado en 1950 contra el exilio republicano español de Francia. Así lo relataron testigos presenciales de aquellos hechos, tanto al final de la conferencia, como al inaugurar una exposición sobre la trayectoria vital de las dos hermanas, y en la recepción que en honor de aquellos exiliados organizó la Embajada de España en Alemania.
 
De acuerdo con el plan elaborado por el Gobierno del socialista René Pleven –también formaba parte del Consejo de Ministros el futuro presidente Francois Mitterrand–, cientos de cuadros comunistas, en su mayoría miembros de la Resistencia, fueron sacados de sus casas a las 5 de la madrugada del 7 de septiembre de ese año, algunos semidesnudos, maniatados, tratados como criminales y abandonados, sin comida, agua, documentación ni explicación alguna, en tierra de nadie junto a la Alemania Oriental; otros, fueron encarcelados y deportados en barco a Córcega o Argelia.
 
Formalmente la operación se denominaba con cierta ironía ‘Bolero-Paprika': ‘Bolero’ para los españoles, que formaban el grueso de los deportados, y ‘Paprika’ (pimiento, pimentón) para los militantes del Este, que también los había. La justificación: el PCE y sus organizaciones se habían convertido en la ‘quinta columna’ de una hipotética invasión soviética de Europa, tal y como habían denunciado, en medio de una psicosis colectiva, periódicos tan serios como Le Monde o France-Soir.
 
Tras las redadas, la policía mostró como irrefutable prueba del delito los arsenales de armas, explosivos, multicopistas y radio-enlaces incautados en los registros sin que nadie explicara que todo aquel material procedía de la época de la Resistencia y estaba destinado a los ‘maquis’ que todavía seguían la guerra de guerrillas contra el régimen franquista.
 
Entre las pocas voces que tuvieron el valor de disentir, destacó la de Henri Groués, más conocido como Abat Pierres, sacerdote, fundador de los Traperos de Emaus y encarcelado por la Gestapo durante la II Guerra Mundial por colaborar con los resistentes.
 
En la lista con orden de ‘absoluta urgencia’ para su expulsión por motivos de ‘seguridad nacional’, había verdaderos héroes de la lucha contra la ocupación nazi de Francia, como el comandante Galeano, o las propias hermanas Úriz, responsables del ‘maquis español’ en la región de París junto a los también hermanos Josep y Conrad Miret, muertos a manos de los nazis.
 
Margarita Bremer, una de las participantes en el homenaje de Berlín, recordaba un detenido que fue sacado de casa en pijama. Los policías le dijeron que se vistiera y que cogiera un plato y una cuchara para desayunar. Él, pensando que no tardaría en regresar, les dijo que prefería desayunar en su casa. Jamás volvió y fue colocado, con los demás, en la frontera con el ‘bloque soviético’.
 
El grupo de Fernando Lafuente, que en 1950 tenía 16 años, estuvo vagando sin rumbo, escondiéndose de día y caminando de noche, gracias a que uno de los deportados había estado en un campo de exterminio, entendía algo de alemán y podía interpretar los carteles que encontraban. Como ocurrió con la mayor parte de los deportados en esta zona de Europa Central, al ser localizados por los soviéticos pasaron a ser sospechosos de espionaje. En algunos casos, la situación se aclaró gracias a las explicaciones que suministró a las autoridades de Alemania Oriental el Partido Comunista de Francia; en otros casos, antiguos brigadistas internacionales, que sabían algo de castellano, hicieron de intérpretes.
 
Elsa Osaba, en su relato particular, explica que su tío José “se suicidó… ¡de un disparo en la espalda!” mientras otro familiar, de nombre Francisco, fue encarcelado durante años cuando todavía no se había recuperado del trauma por haber estado en el tétrico campo de concentración de Mauthausen.

Además, todas las organizaciones y  publicaciones vinculadas al PCE fueron prohibidas, entre ellas la Unión de Mujeres Españolas, en la que militaban las Úriz, y la revista Mujeres Antifascistas, a cuyo consejo de redacción pertenecía Elisa, la menor de las dos hermanas. Mayor escarnio supuso la liquidación de la Amicale des Anciens FFI (Fuerzas Francesas del Interior), es decir la asociación que agrupaba a los antiguos combatientes españoles de la Resistencia, muchos de los cuales habían entregado sus vidas para liberar a Francia del yugo nazi.
 
Estas dos hermanas, de origen navarro,  pioneras de la renovación pedagógica en España, destacadas militantes en la II República y la Guerra Civil, lograron retrasar su expulsión casi un año hasta que en agosto de 1951. Recibida en abril la correspondiente orden, tuvieron que abandonar Francia y refugiarse en Berlín Oriental ese mes, formando con los demás una peculiar comunidad de un centenar de personas que habían sufrido el exilio por partida doble, primero tras la Guerra Civil y después debido a la ‘Operación Bolero’.
 
Homenaje a las víctimas
Hoy prácticamente no quedan supervivientes de aquellos hechos, salvo algunos hijos o nietos de aquellos deportados. Concretamente, en el homenaje de Berlín estaban presentes, aparte de Fernando Lafuente y Margarita Bremer, ya citados, la hija y nieta de esta última, Anja y Friederike, Mercedes Álvarez (hija de Ángel Álvarez), Paloma Plaza (hija de Eliseo Plaza), Julio Aristizábal y la doctora Olga García Domínguez, que llegó a Berlín Oriental unos años más tarde.
 
Sus mayores, como Elisa y Josefa Úriz, fueron enterrados en lugares especialmente habilitados y de forma preferente junto a los brigadistas internacionales de la Guerra de España, al lado de otros destacados luchadores por el socialismo y contra el régimen hitleriano en los dos principales cementerios de la extinta República Democrática de Alemania.
 
Jamás, desde la Guerra Civil, una representación oficial de España había reconocido ese sufrimiento hasta la inauguración de la exposición sobre las hermanas de origen navarro que permanecerá abierta hasta el 5 de abril y que, probablemente, recorrerá otras ciudades alemanas. Tanto a la inauguración como a la recepción oficial de la Embajada, asistió una delegación del Ayuntamiento del Valle de Egüés y del Concejo de Badostáin, de donde eran originarias, presidida por Alfonso Etxeberría y Xabier Ziritza.
 
Olga García Domínguez, que conoció personalmente a Elisa Úriz, se encargó de agradecer el histórico gesto hacia los exiliados al embajador, Pablo García-Berdoy, quien lamentó que esta iniciativa no se hubiera realizado antes.
 
El mismo sentido tuvo la intervención de la directora del Instituto Cervantes, Cristina Conde, que destacó expresamente el reconocimiento a quienes, víctimas de la psicosis de la Guerra Fría, sufrieron el exilio por partida doble. Desde el Instituto Cervantes se planteó incluso la posibilidad de que se pudiera llevar la exposición a París, dando así ocasión a que Francia también borrara este punto negro de su historia contemporánea.

Orden de expulsión de ‘urgencia absoluta’ contra Elisa Úriz. / badostain.net
 

Inauguración en Moscú de la Exposición de los niños de la guerra


AGE 1 abril 2015

Presentación de la Exposición  "Los niños de la guerra cuentan su vida, cuentan tu historia" que se inaugurará en lengua rusa el próximo 8 de abril en el Instituto Cervantes de Moscú.
 
Comisario y diseño: Juan Barceló, Vocal de la Junta Directiva de AGE
Coordinación: Dolores Cabra, Secretaria General de AGE
Documentación: Josep Fernández y Pilar Frago, ANC
 
Del 8 de abril al 31 de mayo

De lunes a viernes, de 10.00 a 19.00; sábados y domingos, de 10:00 a 17:00


Sala de Exposiciones del Instituto Cervantes

Entrada libre

Inauguración, el 8 de abril (miércoles) a las 19:00 h.

Muestra histórica, basada en amplio material fotográfico y documental, sobre la vida de los niños de la guerra que tuvieron que exiliarse a la antigua Unión Soviética durante la Guerra Civil española. Recorre la vida de aquellos niños, hoy octo y nonagenarios, desde su salida de España hasta el momento actual, su vida en las casas de acogida, su educación, su participación en la tragedia de la ocupación nazi de la URSS, su participación en la resistencia y el trabajo, sus vidas profesionales, sus retornos y la actividad del Centro Español de Moscú, creado por ellos y que hasta hoy es un foco primordial de la vida española en la Federación Rusa. El material inédito recogido en esta colección fue presentado al público por primera vez en 2014 en el Centro de Ciencia y Cultura Ruso de Madrid, y posteriormente ha recorrido diferentes ciudades españolas.

El catálogo en ambas lenguas se presenta por primera vez en esta fecha.

Organizadores: Asociación Archivo Guerra y Exilio (AGE), Compañía de seguros SPASSKIE VOROTA e Instituto Cervantes de Moscú.

Colaboradores: Centro Español de Moscú; Fundación Nostalgia; Arxiu  Nacional de Catalunya (ANC); Embajada de España en la Federación Rusa; Consulado General de España en Moscú; Oficina Económica y Comercial de España en Moscú; Embajada de la Federación Rusa en España; Secretaría General de Inmigración y Emigración del Ministerio de Empleo y Seguridad Social; Centro Ruso de Ciencia y Cultura en España; Universidad Estatal Lingüística de Moscú; Russian State Archive for Social and Political History RGASPI; Asociación de memoria de los descendientes de los Voluntarios Soviéticos participantes de la Guerra Civil española 1936-1939; Empresa Mondragón; Gerediaga Elkartea; Asociación de Hispanistas de Rusia y Universidad de Barcelona.


 Института Сервантеса · INSTITUTO CERVANTES DE MOSCÚ 

Дети Гражданской войны в Испании: их жизнь, наша история
Выставка на русском языке и презентация каталога на русском и испанском языках

8 апреля – 31 мая
Дети Гражданской войны в Испании: их жизнь, наша история
Выставка на русском языке и презентация каталога на русском и испанском языках


С понедельника по пятницу с 10:00 до 19:00,
суббота и воскресенье с 10:00 до  17:00.
Выставочный зал Института Сервантеса. Вход свободный.

Открытие 8 апреля (среда) в 19:00.

Выставка, созданная на основе фото- и  документальных материалов, посвящена истории т.н. детей войны, которых эвакуировали в СССР во  время Гражданской войны в Испании. Выставка рассказывает о жизни людей, вывезенных детьми из Испании, которым сейчас уже от восьмидесяти до девяноста лет, с их отъезда до настоящего времени: их жизнь в детских домах, образование, участие в Великой Отечественной войне, на военном или трудовом фронте, профессиональная жизнь, возвращение в Испанию, деятельность Испанского центра, созданного детьми войны. До сегодняшнего дня Испанский центр  является главным очагом испанской жизни в России. Ранее неопубликованные архивные материалы впервые были представлены публике в 2014 году в Российском центре науки и культуры в Испании, а после этого выставка объехала несколько городов Испании.

Каталог на русском и испанском языках будет представлен впервые.
Организаторы: Ассоциация «Война и беженцы» (AGE), страховая компания «Спасские ворота» и Институт Сервантеса в Москве.

При участии Испанского центра в Москве, Фонда «Ностальгия», Национального архива Каталонии (ANC), Посольства Испании в России, Генерального консульства Испании в Москве, Торгово-экономического отдела Посольства Испании в Москве, Посольства России в Испании, Генерального секретариата по иммиграции и эмиграции Министерства труда и социальной защиты, Российского центра науки и культуры в Испании, Московского государственного лингвистического университета, Российского государственного архива социальной и политической истории (РГАСПИ), Ассоциации памяти советских воинов-добровольцев – участников Гражданской войны в Испании (1936 - 1939), компании Mondragón; Gerediaga Elkartea; Российской ассоциации испанистов и Университета Барселоны.


 
 

 

“Ni el monstruo más cruel haría eso”. los 78 días de la barbarie de la OTAN en Yugoslavia. Documental


¡¡ Hasta la victoria final !! 26/3/15

Este 24 de marzo se cumplen 15 años del inicio de los bombardeos de la OTAN en Yugoslavia. Con motivo de la fecha, dos periodistas de RT —la serbia Jelena Milincic y la estadounidense Anissa Naouai— tratan de describir los horrores de la guerra.                

Durante la Operación Fuerza Aliada, que duró 78 días entre el 24 de marzo y el 10 de junio de 1999, la OTAN lanzó un total de 2.300 misiles contra 990 objetivos y 14.000 bombas sobre el territorio de Yugoslavia, un país que se desintegró tras una serie de conflictos étnicos en los años 90 y que en 1999 formaban solo las actuales Serbia y Montenegro.  Sólo en la capital, Belgrado, cayeron 212 bombas.

"Conocíamos todo tipo de bombas y de aviones"
"Se podía saber por el sonido si un avión llevaba armas a bordo o no. Conocíamos todo tipo de armas, todo tipo de bombas y de aviones. Todos nosotros nos convertimos en expertos", cuenta la corresponsal de RT Jelena Milincic, quien junto con su familia y sus amigos está entre los que vivieron los horrores de aquellos días de guerra. 15 años después viajó a Serbia junto con su compañera de trabajo, la estadounidense Anissa Naouai, para tratar de desvelar una verdad sobre aquellos sangrientos días que hasta ahora permanece oculta para muchos. Su búsqueda quedó recogida en el documental exclusivo de RT 'Зашто? ¿Por qué?'. 
 


"Una importante ciudad europea fue sometida a un ataque aéreo y me cuesta mucho imaginar que tan solo unos pocos estadounidenses sabían lo que estaba ocurriendo. Incluso ahora, 15 años después del ataque, no creo que muchos estadounidenses sean capaces de señalar a Serbia en el mapa y explicar por qué bombardearon este país", comenta Anissa.  

Estos dos meses y medio de ataques aéreos incesantes se cobraron la vida de más de 2.000 civiles, 88 niños entre ellos, y dejaron 6.000 heridos. Pero estos datos no son más que frías cifras. Detrás están las tragedias humanas y 15 años después estas heridas abiertas siguen doliendo. "Se suele pensar que con el tiempo todo se hace más leve, un hombre es capaz de olvidarse de muchas cosas insignificantes, pero de esto, no sé… no es lo mismo que cerrar un libro y decir 'es horrible'. Es imposible olvidarlo", cuenta Zoran, uno de los testigos de los bombardeos de Belgrado.

Un taxista capitalino recuerda cómo la guerra entró en su vida: "Vivo en el barrio donde cayó la primera bomba. Mi mujer estaba viendo una serie mexicana y yo estaba en la terraza. De repente, escuché una explosión y vi humo. La alarma aérea empezó a sonar solo 20 minutos más tarde".  
 
El 12 de abril de 1999 la OTAN bombardeó un tren de pasajeros que pasaba por un puente en las cercanías de la ciudad de Niš. "Sentimos el impacto de la explosión y vimos las llamas y las chispas que salían de las ruedas del tren. Iba a tanta velocidad que se levantó medio metro por encima del suelo. No sé cómo pudimos quedarnos sobre los raíles. Oí el ruido de la explosión y salté del tren. En aquel momento la explosión hizo estallar los cristales. No vi nada más que polvo. Solo quería sobrevivir. Me eché a correr y oí acercarse los aviones de nuevo. Luego una explosión más y gritos y gemidos de la gente que pedía socorro. ¿Qué pasaría si sus civiles sufrieran lo mismo? No lo entiendo y no hay respuesta para esto. No hay excusa", cuenta uno de los pasajeros.   

"Nuestro compañero se tiró del tren conmigo. Tenía mucho miedo. En aquel momento, le cayó encima una bomba y lo hizo volar en pedazos. Es algo que me atormenta: si el primer misil fue un error, ¿por qué se lanzaron otros tres después?", comenta su amigo. En el ataque fallecieron 15 personas (al menos esas fueron las que los médicos lograron identificar)y otras 44 resultaron heridas. Hasta ahora muchos pasajeros de aquel tren continúan dándose por desaparecidos.
 
"La televisión serbia forma parte de la máquina de matar de Milosevic igual que los militares", declaró el entonces portavoz del Pentágono, Kenneth Bacon, y el 23 de abril de 1999 misiles de crucero destrozaron la sede de la cadena RTS en Belgrado, matando a 16 trabajadores del canal, principalmente personal técnico. "Yo estaba a 10 metros de la sala de control donde impactó la bomba. Estábamos en una sala de redacción grande y entonces el marco de la puerta cayó encima de mi mesa y sobre mis piernas. Era terrible. Como si fuera un terremoto. Enseguida empezó a caer polvo por todas partes. Entonces nos dimos cuenta de que era un ataque contra nosotros… Un par de minutos antes, me estaba comiendo un pastel de manzana con un muchacho que murió", recuerda una de las empleadas de RTS por aquel entonces. La cadena volvió a emitir desde una localización secreta unas 24 horas después del ataque. En honor a las 16 víctimas mortales, frente al edificio están plantados 16 árboles.   

Según Anissa, una situación así a finales del siglo XX "es algo inconcebible". Trato de imaginar qué sensación produciría llegar al trabajo, entrar en la sala de redacción y convertirse en el objetivo de un ataque. Eso es traspasar el límite entre la guerra de información mediática y la guerra real", comenta.
 
"Lo peor para mí es ver a los niños morir"
Los bombardeos de la OTAN afectaron a unas 40.000 casas residenciales, más de 300 escuelas y más de 20 hospitales, entre ellos el hospital capitalino Dr. Dragiša Mišović–Dedinje. "Vivíamos en la zona de Nuevo Belgrado, en la orilla del río Sava. Cuando empezó el bombardeo, mi mujer estaba embarazada de siete meses. Estaba preparado para todo: si hubieran destruido el puente, la habría llevado en lancha. El día que mi mujer dio a luz a nuestro segundo hijo, yo estaba en el hospital con ella. Salí a la calle y me quedé a la espera de que me dijeran que todo estaba bien. De repente, oí el sonido de la bomba que se acercaba cada vez más y más en dirección al hospital. Al final pude localizarlos: mi mujer estaba llorando. Una enfermera me agarró de la mano, me llevó con ella y me enseñó a unos seis o siete bebés. Me entregó a dos bebés y me dijo: 'Venga, ayúdame a llevarlos al sótano'", cuenta un hombre que estuvo aquel día 20 de mayo de 1999 en la clínica. Según él, su segundo hijo, que nació durante aquel bombardeo, asegura que se acuerda de lo que sucedió y que en sus sueños a veces aparece en medio de una batalla.

En el ataque murieron 10 personas, la sección infantil y la de maternidad sufrieron daños. "Lo peor para mí es ver a los niños morir cuando quedan heridos tras un bombardeo. Vi a niños que se quedaron sin brazos, sin piernas, con la cabeza sangrando. Soy un profesional, pero me lo tomo muy a pecho. Es difícil superar esto", confiesa uno de los médicos que trabajaba en el lugar.
"La OTAN no es más que la organización terrorista de EE.UU"
Múrino es un pueblo diminuto en el territorio del actual Montenegro. Un bombardeo de la OTAN se cobró las vidas de seis de sus vecinos, incluidos tres niños. Ocho más resultaron heridos. "La OTAN para mí no es más que la organización terrorista de EE.UU. ¡¿Por qué nos bombardearon?! No éramos un blanco militar, no hicimos nada para provocarles. Era un lugar pequeño y pacífico. Y mataron a nuestros niños", exclama el padre de Miroslav, uno de los niños muertos. 

"Vivíamos en Pristina [la capital de Kosovo]. Lo que me daba más miedo eran los terroristas del Ejército de Liberación de Kosovo que operaban en esta zona. Y fui yo, yo insistí en que fueran las cuatro a Múrino. Por eso estaban allí. Dos hijas mías y dos de mi cuñada. Yo organicé el viaje y las llevé", explica el hombre, que perdió en el ataque a una de sus hijas y a su sobrina, con lágrimas en los ojos. "Las dos niñas más pequeñas estaban cerca de la escuela y las otras dos corrieron junto a Miroslav que también murió. A eso de las 21 horas, escuché por la radio que habían bombardeado Múrino y que habían muerto seis personas, incluyendo refugiados de Pristina. Y allí fue cuando me enteré. ¡¿Por qué tuvo que pasar?!", dice.

"No querían dejarme verlo. Me decían que mejor que lo recordara como era antes. Su padre fue a verlo. Pero todo lo que vio fueron pedazos. Le faltaba un trozo de la cabeza. No tenía brazos ni piernas. ¡Malditos! ¡Ni el monstruo más cruel haría tal cosa! Lo pusieron en una bolsa de plástico y la bolsa la pusieron en un ataúd, sin ropa, sin zapatos. Esto es lo que más me duele. Lo enterramos como a un animal", llora la madre de Miroslav.
 
"Los medios estaban tergiversándolo todo", insiste por su parte el padre del joven muerto y muestra un periódico croata de la fecha. "Miren lo distorsionada que está la información. El titular dice: 'Milošević está perdiendo entre 70 y 100 soldados diarios'. ¡Y esta foto es del funeral de Miroslav! Y escribieron que era el funeral de un soldado. Y era el funeral de nuestro hijo muerto. Pero publican estas mentiras en los periódicos croatas. Les dimos la foto y nunca pensábamos que publicarían algo así", exclama.

"¡Que el diablo se lleve a todos los de la OTAN! Mataron a tres niños hermosos y dijeron que fue un error. Los tres grandes edificios que destruyeron el 11 de septiembre fueron el castigo de Dios por lo que hicieron. Disfruté de verlo. Lamento mucho que la gente no sepa lo que ocurrió aquí. […] ¡Cuéntenles la verdad! ¡Cuenten lo que vieron! [...].

¡Malditos! ¡Sufrirán huracanes y tsunamis, estoy segura! ¡Ojalá los terroristas consiguiesen atacar la Casa Blanca!", exclama su esposa y pide que se cuente toda la verdad sobre los bombardeos de la OTAN en Yugoslavia.
 
 
"No entiendo cómo el mundo puede permitir que la OTAN ni siquiera pida perdón por todo esto", insiste la estadounidense Anissa Naouai y puntualiza que la imagen de la guerra en Yugoslavia que presentaban los medios de EE.UU. era muy diferente del retrato que hacían de ella los medios serbios.