*

*

Seguir

lunes, 26 de septiembre de 2011

Eloísa y su huerto entre los manzanos. De Fuendetodos a la Unión Soviética


Eloísa y su huerto entre los manzanos. De Fuendetodos a la Unión Soviética de Teresa Grasa Sancho
Autoedición

Una mujer, una familia, un pueblo que tuvieron que reinventarse. La guerra civil española se ha contado miles de veces pero aún quedan pendientes por contar numerosas historias familiares que encadenadas dan cuenta de la verdadera magnitud de la tragedia.

Como todos los veranos Eloísa, su marido Antonio y sus dos pequeños hijos salieron de Logroño para pasar las vacaciones del verano del 36 en Fuendetodos, su localidad natal. El golpe de estado de una parte del ejército contra el Gobierno de la República desbarató sus vidas como la de millones de españoles. Antonio, piloto del ejército republicano, se mantuvo fiel al Gobierno. Hizo caso omiso de las órdenes de Queipo de Llano que le requería por radio para incorporarse a los militares golpistas. A partir de ahí su familia fue duramente perseguida y él acusado de tirar las bombas que cayeron sobre la basílica del Pilar de Zaragoza en agosto de 1936.

Buscando un refugio para su existencia la historia de esta familia corrió paralela a los principales acontecimientos históricos europeos de la segunda mitad del siglo XX. La familia al completo vivió exiliada cuarenta años en la Unión Soviética. La Casa de Niños a la que fueron destinados los dos hijos de Antonio y Eloísa, junto a seis primos más de la misma familia, fue evacuada con motivo de la II Guerra Mundial. Antonio y Eloísa, después de un largo periplo, acabaron trabajando en la misma Casa de Niños en la que estaban sus hijos y sobrinos. La historia de esta familia es la historia de un compromiso y un ejemplo de superación ante la adversidad.

Eloísa le plantó cara a un destino que no entraba en sus planes y a pesar de las numerosas tragedias que padeció, al final de su vida ya de regreso a su localidad natal, supo mantener la memoria y desprender una paz infinita.

El documento se complementa con fotografías de su larga estancia en la Unión Soviética.

Índice
Prólogo                                                                         
Prólogo de la autora                                                 
Introducción histórica                                                      
Una época de grandes transformaciones                         
La propiedad de la tierra                                                
La fuerza de la Iglesia                                                     
El poder del Ejército                                                       
Movimientos de la población                                             
La Guerra Civil en Aragón                                              

El breve recorrido de la esperanza al abismo                    
Fuendetodos. Verano de 2007                                         
Fuendetodos 1909-1928. Eloísa Salueña Subías              
Antonio Salueña Lucientes                                                 
Logroño. Febrero de 1936                                                
Fuendetodos. Julio de 1936                                            
La violencia comienza su escalada                                    
Aeródromo de Albalatillo                                                 
Belchite                                                                           
Canje de prisioneros                                                       
Fuendetodos: final de septiembre y primeros
días de octubre                                                                 
Estancia en el campo de aviación                                      
Fuendetodos: un camino hacia la libertad                        
Lérida 1937-1938                                                          
Kirovabad                                                                      
Rosas y Barcelona                                                           

Una nueva vida en el país del frío                                      
La vida en una maleta                                                     
Republicanos españoles en la Unión Soviética                 
Protección y cuidado de los menores españoles              
Las Casas de Niños Españoles en la U.R.S.S.                 
Una nueva plaga recorre Europa                                  
Españoles en el frente ruso                                             
Camino de Moscú                                                          
1944 Crimea. El huerto entre los manzanos                    
Kiev, el duro mundo de la producción soviética                
Bakú, una nueva ciudad, una nueva vida                          

Regreso a la democracia: el pasado entra en el presente   
1979 Primer viaje a España                                            
El viaje de vuelta                                                            
Regreso definitivo                                                             

Los ocho niños de Fuendetodos                                    
Los niños españoles en la cultura soviética                    
Cuenta de víctimas                                                         
Apuntes históricos                                                          
Maestros y maestras de la República                                
Clara Campoamor y el voto para las mujeres                
La guerra de Marruecos                                                 
La revolución de Asturias                                               
Constancia de la Mora                                                  
Mujeres Antifascistas                                                      
Deportación del pueblo tártaro de Crimea                    
Radio Pirenaica                                                             
Impulso a la nueva sociedad cubana      

                          
Galería de Imágenes           
                                         
Bibliografía           

                                                        
LA LIBRERÍA DE CAZARABET
c/ Plana Sancho, 17
44564 - Mas de las Matas (Teruel)

jueves, 15 de septiembre de 2011

11- El Gobierno paga en Moscú la deuda con «los niños de la guerra»


Diario de León.es / Mateo Balín - Moscú - Mateo Balín 25/01/2005

Enero 2005
Pensaban que nunca llegaría este día. Por eso, los dos centenares de «niños de la guerra» que acudieron este lunes al Centro Español de Moscú, ubicado en el segundo piso de un vetusto edificio que el Partido Comunista de España tiene en un céntrica calle moscovita, acogieron con inusitada satisfacción la iniciativa que el Gobierno aprobó el pasado viernes. Todos conocían con antelación la nueva buena, pero esperaban escuchar en boca de un miembro del Ejecutivo la concesión de las prestaciones económicas y sanitarias que harán más llevadero su arduo día a día en una Rusia decrépita. Se llaman Isidro, Jesús, Sotero o Faustina, rozan en su mayoría los 80 años y, aunque su documento de identidad diga que son nacidos en Oviedo, Madrid, Valencia o Galdames (Vizcaya), son como los cientos de miles de jubilados rusos que, tras una vida llena de infortunios, perviven con una paga mísera. En muchos casos, con apenas unos 180 euros al mes durante los última década, la mitad procedente de la Hacienda española. Hoy en Rusia hay 237 «niños de la guerra», denominación que algunos aborrecen. Vestidos con sus mejores galas -era la ocasión para que familiares y amigos les viesen desde el otro lado del continente-, escucharon con ansiedad las palabras del ministro Jesús Caldera, que estuvo acompañado por una amplia representación de los grupos parlamentarios. Sólo faltaron Coalición Canaria y Esquerra Republicana de Catalunya, que disculparon su ausencia. «El frío de la Plaza Roja de Moscú contrasta con el calor de la Casa de España», arrancó el ministro de Trabajo. «Todos los grupos políticos han decidido reparar esa brecha moral equiparando vuestros derechos sociales a los de cualquier otro jubilado quizá llegue un poco tarde, pero lo recibimos con gran satisfacción para remediar la pérdida de vuestra infancia, cuando tuvisteis que tomar decisiones de mayores siendo niños y ver truncadas vuestras perspectivas personales y profesionales», continuó. Otro de los anuncios que esperaban con impaciencia los septuagenarios era las prometidas obras del ascensor que se espera para abril o mayo. 

miércoles, 7 de septiembre de 2011

10- Tras la guerra: España, México, Cuba, la URSS

Reunión en el Club Chkalov de Moscú, foto UGT

Tras la muerte de Stalin en 1953, se inicia un período de un relativo deshielo de las relaciones del régimen franquista con la Unión Soviética. Ya hace años de la derrota del Eje, al que Franco había apoyado con el envío de la División Azul a combatir contra los soviéticos, y con la entrada de España en la ONU aún reciente (1955), en 1957 se produce el acuerdo para el regreso de los "niños" que lo desearan a España. El traslado se organiza con discreción, aunque no deja de tener un componente publicitario paradójico: el régimen intenta aparecer como "salvador" del peligro soviético a aquellos que marcharon como menores. El 21 de enero, como parte de un acuerdo entre ambos Estados con el concurso de la Cruz Roja de ambos países, el buque soviético Crimea llega al puerto de Castellón de la Plana con 412 españoles a bordo.

Entre ese año y el siguiente llegarían a España cerca de la mitad de los jóvenes enviados a la URSS.

Los retornados encontraron a su vuelta un régimen hostil, la desconfianza de unas autoridades que sospechaban de su filocomunismo y, sobre todo, unas familias que dejaron ir a niños y que recibían tras casi veinte años a adultos, en ocasiones padres de familia a su vez, con otra educación y experiencias vitales opuestas. El reencuentro por tanto no fue fácil y un número no despreciable decidió finalmente regresar a la Unión Soviética.

Previamente, un pequeño grupo de unos 150 niños obtuvo permiso, en 1946, para marchar a México a reunirse con sus familiares. A otro grupo de unos 200 "niños", el conocimiento de la lengua española los llevó a viajar, desde mediados de 1961 y hasta mediados de la década de los setenta, a la Cuba de Castro, como especialistas soviéticos enviados por el Partido Comunista de España, desempeñando allí trabajos de traductores, profesores, en la construcción o incluso como técnicos para la inteligencia cubana.

En Cuba recibieron el apelativo de "hispano-soviéticos".

La mayoría de los niños que finalmente pasaron sus vidas en la Unión Soviética, regresados tras la guerra a los lugares de los que habían sido evacuados, acabaron radicándose en Moscú, aunque hubiera quien acabase situando su residencia en los remotos parajes de Siberia. Las estancias vacacionales en España estaban permitidas para los que hubieran permanecido veinte años en la URSS. Desde los años 60 algunos fueron volviendo de manera individual, y tras la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética, un número considerable volvió a España. Los supervivientes han seguido manteniendo un contacto frecuente. Los que permanecieron definitivamente en la URSS, concretamente en Moscú, solían reunirse en las salas de alguna fábrica, en el club Chkalov o en el propio Centro Español (también conocido como "Casa de España"). Los que volvieron, ya fuese a través de asociaciones (entre ellas las de Asturias, País Vasco o Madrid) o de un modo más informal, también han seguido frecuentándose en los lugares de los que eran originarios y a los que volvieron.

En todo caso, la situación para todos ellos nunca dejó de ser peculiar, debido a que España no mantuvo relaciones diplomáticas con la URSS hasta los últimos meses de la dictadura, en 1977. Incluso en algún aspecto se vieron perjudicados por la caída del régimen soviético, quedando en un limbo legal del que salieron en 1990, con la concesión de la posibilidad de recuperar su nacionalidad "perdida" por parte de las Cortes españolas. Posteriormente, en 1994, obtendrían el derecho a recibir pensiones de jubilación, invalidez y supervivencia. En 2005 se reconoce, tanto a los aún residentes en el extranjero como a los retornados, el derecho a una prestación económica por su condición de menores exiliados que pasaron la mayor parte de su vida fuera de España. Dicha ley incluye asimismo mecanismos para la cobertura sanitaria cuando ésta fuese insuficiente en el lugar de residencia.

Los supervivientes de aquellos niños recibieron, en diciembre de 2003, la Medalla de Honor a la Emigración en su categoría de oro

Fuente Wikipedia

Entre 1956 y 1959, se efectuaron las cuatro expediciones conocidas de retorno a España desde la Unión Soviética

Los niños, ahora ya adultos, esperaban encontrar a su vuelta el amor de sus familias, el que hace tanto necesitaban.

Cual fue la sorpresa de éstos cuando llegaron. La vuelta a España fue decepcionante para ellos, pues las familias a las que esperaban encontrar de nuevo ya no eran las mismas de entonces, al igual que los padres no encontraron a sus niños, pues ahora eran ya adultos y tenían familias y una educación y cultura diferentes a la española.

Cuando fueron retornando de manera individual y muy controlada, ya habían pasado muchos años, y la integración en la nueva sociedad española era ahora casi imposible, pues los numerosos cambios desmesurados que se habían producido con la instauración del régimen autoritario de Franco eran abismales.

En resumen, el retorno a España no fue jubiloso, pues algunos de los dirigentes del régimen franquista estaban convencidos que su regreso no se quedaría solo en eso, sino que con ellos vendría algún agente comunista infiltrado, a pesar de ello no les convenía la negación de su vuelta.

Otras fuentes

Centro Español en Moscú

La sustancial labor de fomento de la lengua y la culturas hispanas en Rusia desde su Centro Español (antigua Sede del Partido Comunista Español), sito en la céntrica calle Kuznetski Most, nº18/7, de Moscú, donde siguen llevando a cabo su singular e inagotable acción cultura.

Espanaenmoscú