*

*

Seguir

viernes, 5 de julio de 2013

“Querido padre: vivo en la URSS y quiero a España”


Un centenar de dibujos de niños y niñas evacuados a varios lugares de Europa durante la guerra civil se expone en Alicante

El País - Ezequiel Moltó 4 julio 2013
“Querido padre, yo quiero que venga pronto, vivo en la URSS y quiero mucho a España”, escribía Sergio Vargas, un niño de tan solo ocho años que con sus lápices de colores recordaba a su familia en Madrid. Al igual que Sergio, cuando comenzó la Guerra Civil cientos de niños se convirtieron en víctimas y espectadores del conflicto.

Desde el otoño de 1936 al final de Guerra, el gobierno republicano creó varias colonias escolares en la retaguardia, en especialmente en la Comunidad Valenciana, Cataluña y Murcia y organizó un plan de evacuación de los más pequeños procedentes de las zonas más amenazadas, como Madrid o Teruel.

En estas colonias los niños y niñas plasmaron en imágenes lo que sentían. La Sala Aifos, en la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Alicante, acaba de inaugurar la exposición inédita Llapis, paper i bombes. 1936-1939 (Lápiz, papel y bombas 1936-1919). Una muestra integrada por un centenar de dibujos que realizaron esos niños y niñas que fueron evacuados a diversos lugares de Europa durante la Guerra Civil, donde recibieron cuidados y formación en colonias seguras.

Durante su estancia los pequeños inmortalizaron sus desgarradoras experiencias de la guerra en unos dibujos con lápices de colores. Sus autores tenían entre 7 y 14 años, y la mayoría dejaron a sus padres y hermanos mayores en sus casas luchando en el frente. “El dibujo fue su terapia y la manera de expresar sus sentimientos”, explica Remedios Izquierdo, una de las comisarias de esta exposición, cuya génesis fue precisamente una breve nota publicada hace casi una década en el suplemento Ciberpaís, en este periódico. “Me bajé de Internet decenas de dibujos, y pensé que tenía que localizar los originales”, explicó la apasionada profesora, que enseguida embarcó en esta aventura a otros docentes de instituto: José Antonio Fernández Cabello, Ramón Galdrán, Carlos Salinas y Teresa Sanz. “Nos dimos cuenta del valor sentimental y pedagógico de estos dibujos”, apunta Fernández Cabello. “Es una mirada inédita de la Guerra Civil”, apunta Galdrán.

Uno de estos dibujos plasma gráficamente las dos españas: los señoritos y los camaradas, los primeros mandando y los segundo trabajando.

Ahora por fin, la Universidad de Alicante, tras años de gestiones, ha conseguido reunir en una sola exposición estos dibujos cuyo principal mérito es precisamente reunir una selecta muestra de los fondos que hay depositados en diversas instituciones como la Biblioteca Nacional o las Universidades de California de San Diego y Columbia de Nueva York.

También se han incluido dibujos realizados por los niños y niñas que fueron evacuados a Rusia, cedidos para la ocasión por la Asociación Archivo Guerra y Exilio y por el Centro Español de Moscú. La muestra se completa con algunas fotografías en blanco y negro del archivo de Agustí Centelles y carteles de la época procedentes de los fondos del Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca. Y por si faltaba algo, el músico italiano Giovanni Alberto Croatto ha compuesto una banda sonora que recrea las canciones escolares de los años 30 interpretadas por alumnos de un instituto de Orihuela, fragmentos leídos de algunos textos y los sonidos de las bombas.

La primera parte de la muestra recoge tres escenarios de la guerra civil: El bombardeo de Madrid, de donde procedían muchos de los niños, el bombardeo de Port Bou, origen de los niños evacuados a las colonias del sur de Francia, y la batalla de Teruel, como una esperanza para los republicanos. La segunda sección incluye dibujos relacionados con la vida en las colonias y una última parte, contiene dibujos relacionados con la evacuación desde su lugar de residencia a las colonias.

El Museo de la Universidad de Alicante (MUA) ha preparado una guía didáctica para conocer más detalles de la vida de otros niños hace 75 años.

No hay comentarios: